El amor descrito por mucho es como una nube de chocolate florida que respira del aroma dulce de los besos y caricias de dos amantes flagrantes. ¿Lo mismo se puede describir por el amor a una marca? Las emociones gobiernan la razón, al menos cuando de comprar se trata.

Cuando te pregunto “¿cuál es tu buscador web por excelencia?” puede que tu respuesta sea Google, al menos 7 de cada 10 personas usan este buscador en el mundo cuando se trata de hacerlo por medio de una PC y 9 de cada 10 cuando se trata de móvil y tablets, no solo esto, sino que cada segundo registra un promedio de 2.3 billones de búsquedas a través de Google. La gran pregunta es “¿Por qué las personas prefieren Google antes que Yahoo, Bing, Baidu, entre otros?”

Con esta pregunta en mente continuemos analizando un poco más acerca del amor y lo que este contiene.

La intimidad es algo que se va desarrollando en una relación, es un indicador de qué tan profundo es el amor, cuán buena empatía tienes, el compromiso que mantienes y la pasión que muestras.

La sensualidad es parte de lo físico y lo mental, es un juego entre ambos que mantiene activo los sentidos en una relación. No está nada mal poder experimentar y crear un mundo distinto usando la creatividad y la sensualidad en medio de un amor relacional (como pareja en este caso), pues eso da mucha frescura.

Hay un elemento que no es muy común pero que es muy importante de igual manera, el misterio que se mantiene, el poder sorprender siempre con algo, tener como símbolos, momentos, historias, sueños que los conecten más.

Bueno, estos tres condimentos son propuestos por Kevin Roberts – no, no es un experto en el amor de parejas ni relacional, es el Presidente Ejecutivo de Saatchi & Saatchi una de las mayores agencias de publicidad a nivel mundial – cuando crea el concepto de “Lovemarks” en el 2004. El cuadrante Amor/Respeto es el que encierra el concepto.

Hay algunos productos que son reemplazables fácilmente, porque son generales, no tienen valor agregado o son commodities. Estos son los que se encuentran del lado con Poco Amor y Poco Respeto.

Hay otras que son buenas cuando se encuentran navegando con la corriente de la moda, la tendencia y la novedad; pero si se quedan dormidos se los lleva la corriente como les pasa a los camarones. Este es el lado de Mucho Amor y Poco Respeto.

Si nos dirigimos al lado del Mucho Respeto y Poco Amor encontramos el lugar en donde casi todas las marcas se encuentran, tienen un producto muy bueno, brillante, resistente, barato, entre otras muchas cualidades con las que las podamos describirlos; sin embargo, no hay atributos que desborden nuestro deseo por comprarlo, pues si vemos uno mejor que esa, lo más probable es que optaremos por esa otra.

Por último y el lugar más deseado donde todos quisieran estar es Mucho Respeto y Mucho Amor. Aquellas que se encuentran en este lado del cuadrante son las deseadas, las codiciadas, las que todo el mundo quiere, porque produce cierto ‘status’, pertenencia a un grupo determinado, elegancia, entre otros factores que, si los evaluamos, son netamente emocionales e intangibles 100%. Esto es lo que produce una Lovemark.

adan revista

Ahora bien, para saborear los tres condimentos de Kevin Roberts, vamos a tratar explayar un poco más y añadir ejemplos.

En cuanto a la intimidad podemos complementar que es una relación entre la marca y los clientes, basada en un compromiso real, donde no hay decepciones, por el contrario, siempre se trata de dar lo que esperan, demostrando que es una relación a largo plazo y muy importante en donde se quiere generar confianza. Aunque es difícil llegar a este punto, pues como en toda relación, es difícil satisfacer cada una de las cosas de la otra persona, y como en este caso no se trata solo de una, sino de muchísima, entonces hay que ser realista; pero nunca perder el ánimo a llegar a ese punto. Un claro ejemplo de eso es Apple, aunque con alto y bajos, siempre liderando con productos y servicios que satisfacen al consumidor, que le generan confianza y que saben que no les defraudará.adan revista

Sensualidad en pocas palabras es Coca-Cola. A ellos les gusta aderezar mucho sus estrategias con este condimento. La famosa frase de “Destapa la felicidad”. Coca-Cola dejó de vender bebidas hace mucho para dedicarse a vender emociones, especialmente la felicidad. Creo que explicarlo de esa manera es la más sencilla, pues que mayor explicación necesitaría la “sensualidad”.

Misterio no es lo que parece sonar, es más sencillo de lo que piensas. La creatividad es la cuchara que se tiene que utilizar para medir la cantidad de este condimento, de ese modo el plato final este delicioso. Llegar a meterse en la mente del consumidor y encontrar esos insights que lo motivarán a identificarse con la marca. No se vende un producto o servicio, se vende un estilo de vida. Un muy buen ejemplo es Nike. ¿Quién no conoce el símbolo de Nike? ¿Quién no ha visto nunca una carrera 5k, 10k, 21k, 42k auspiciada por Nike? ¿Alguien se acuerda del Joga Bonito? ¿Cuántos saben que Cristiano Ronaldo, Ronaldihno y Ronaldo son auspiciados por Nike? Son todas estas cosas que han marcado a Nike como una Lovemark, vende un estilo de vida, el “misterio Nike”.

Ahora tenemos suficiente información para poder responder la pregunta que dejamos pendiente líneas arriba. Google se ha vuelto íntimamente relacionado con sus usuarios, crea expectativa desarrollando nuevos productos y con los que ya tiene (hoy ya en el mercado el celular Google Pixel), propone un estilo de vida a través de su filosofía de trabajo, genera un ambiente de confianza y privacidad (aunque todos sabemos que verdaderamente no hay privacidad), vende emociones como el de libertad de modo que puedas ser tu propio dueño. Estas y otras muchas razones son las que hacen de Google una prioridad al elegir entre buscadores, y otros productos.

El crear una marca no es sencillo, hay que trabajar duro, pero al final trae sus recompensas, logros, autosatisfacción, aunque no será suficiente nunca. Así que si eres un emprendedor y estas construyendo una marca no dejes pasar por alto nada de lo leído. Si trabajas para una compañía pregúntate cual es la posición actual de la marca de la compañía y qué puedes proponer para mejorarla. Pensar en los negocios como la vida te dará una perspectiva distinta para asumir retos.