En un partido de tenis nunca se sabe lo que pasará, cada jugador llega a la cancha con días diferentes, con trasfondos distintos, preocupaciones y motivaciones distintas. A veces los partidos queman y otras veces son muy aburridos. Pero la verdad es que cada jugador sabe que el partido no se acaba hasta que se acaba, hasta haber dado todo de sí. Eso mismo es tener un espíritu emprendedor. Aquí los resumo en estos 6 puntos.

No es jugar por jugar
No se trata de correr sin parar hasta lograr ganar (alcanzar el éxito), se trata de poder parar, saber cómo jugar, evaluar las diferentes opciones de juego, auto-evaluarte trabajando en tus debilidades y apoyarte en tus fortalezas, y por supuesto, nunca rendirse sin antes haber dado el todo por el todo.

No siempre se gana
Tener un espíritu emprendedor también se trata de estar mentalizado que habrá partidos que vas a perder. Lo mejor de perder es que aprendes, lo grandioso de equivocarte es que puedes utilizar esas experiencias como un buen recordatorio de cómo lo puedes hacer en la próxima ocasión.
Recuerda que hasta Novak Djokovich, el top #1, ha perdido un partido en más de una ocasión, pero eso no lo debilita sino que lo hace mejorar.

Practica
Si en verdad quieres desarrollar un espíritu emprendedor comienza a practicar ‘saques’ de primer servicio potentes, tal vez al principio no entren, pero que a la larga ayudarán a disfrutar de varias victorias.

Arriesga
Para tomar ese nuevo rumbo en la vida necesitas esa dosis de ‘fe’ para lanzarte a lo desconocido. Nunca es tarde para hacerlo. Frase tan conocida, pero tan poco aplicada. Aplica lo que has practicado, entra en el torneo del emprendimiento, si no lo intentas no sabrás si ganarás.

Juego por el gusto
Hoy en día muchas personas cuando se encuentran llegan al trabajo ponen el piloto automático y no disfrutan sus labores. Un espíritu emprendedor comienza en que hagas lo que hagas, hazlo por el gusto de hacerlo, en otras palabras, que lo disfrutes. ¿Cuál es el sentido de jugar un partido solo para alcanzar la victoria y no para divertirme? Todo culmina en un momento, todo es pasajero. Diviértete y hazlo con gusto.

Agradece siempre
Algo tan poco usual pero que es un secreto que muchos han dictaminado que da una mejor salud emocional. No importa si ganas o pierdes, agradece que aun tienes lo que tienes. No se trata de victorias y éxito nada más, también la vida está hecha para disfrutarla. ¡Disfruta!