El país de las maravillas

Silicon Valley, el “país de las maravillas” para todos los que sueñan con que su startup o emprendimiento pueda tener un pequeño espacio en aquel lugar, para todos los que tienen espíritu emprendedor y viven pensando qué problemas resolver con alguna aplicación móvil, producto o servicio.

Aunque hay muchos que tienen el privilegio de poder residir en este ‘país’, no todos tienen el privilegio de atinar con los verdaderos problemas a solucionar. Parece como se hubiera puesto de moda formar startups. Hay muchos que encuentran un problema que no necesariamente es una “púa en el zapato” y a pesar de eso prosiguen con darle solución; pero al estar desenfocados, llegan rápidamente a su límite de mercado y para poder pasarlo es mucho más difícil. Ese punto en el que te encuentras en que tienes que pasar a encontrar nuevos clientes más de los que ya te consumen (innovadores y early adopters) se llama “El valle de la muerte” o en su traducción literal “El abismo”. Esto se encuentra en la teoría de la Difusión de la Innovación popularizada por Everett Rogers.

Cuando un problema no ha sido bien identificado entonces va ser más difícil poder superar ese paso, y al parecer en el “país de las maravillas” están teniendo estos problemas también. Una startup no se empieza con una idea “brillante”, toda idea brillante llega después de una gran cantidad de ideas que se van puliendo unas a otras. Ni a los privilegiados residentes de este ‘país’ se salvan. Todos somos seres falibles, pero tenemos que tomar en cuenta que para poder hacerlo mejor se requiere un equipo, es la mejor forma de avanzar. Ya dice un dicho hebreo, “en la multitud de consejeros hay sabiduría“.

Por lo tanto, si estás empezando un emprendimiento o una startup, por favor evalúa la verdadera problemática, para lo cual puedes utilizar la metodología Lean Startup, pruébala una y otra vez hasta que estes seguro que realmente estás dando solución escalable a un problema verdadero.