El huracán Matthew dejó una huella, no solo en la historia de los huracanes, sino en muchas personas. Ser testigo vivencial de la ferocidad de un huracán es una de las peores cosas que puede haber. Cuando un huracán “toca” tierra si o si causa daños. Muchos sufren pérdidas materiales, pero una pérdida humana es algo incomparablemente doloroso.
Como lector, probablemente te preguntes: ¿Qué tiene esto que ver con los negocios? Bueno, la respuesta es simple: Mucho.

 

Los negocios son dirigidos por humanos, y si “el huracán toca su vida” causa pérdidas grandes, tanto tangibles como intangibles, a sus familiares y amigos como a la compañía. ¿Cómo manejarlo? Nadie tiene una respuesta precisa. ¿Quién ocupará su puesto? La verdad es que es irreemplazable (cada persona es única). ¿Cuál será nuestra movida? Aunque suene frio, es lo que usualmente se piensa. Como vemos no hay norte preciso a seguir cuando sucede un acontecimiento de esta magnitud con una persona. Pues eran seres que marcaron nuestras vidas de alguna manera.

¿Y que hay cuando se trata de una empresa? Imagínese que Apple quiebre y decida cerrar la compañía, o Coca-Cola, o Microsoft, o Instagram. ¿Qué pasaría con el mundo entero? ¿Se volvería un caos? ¿Qué es lo que usted haría?
Estas marcas han marcado, valga la redundancia, tanto nuestras vidas que se han vuelto indispensables. Nos hemos acostumbrado a verlas en todos lados, que muchos hablen de ellas, y aunque no seamos consumidores, con que les suceda algo, todo se ve afectado (consumidores, no consumidores, proveedores, competencia, mercado de capitales, economía global, etc.).

 

Algunas marcas y compañías se han vuelto tan queridas para nosotros que no podríamos imaginarnos nuestra vida sin ellas, nos duele tanto cuando sale alguna noticia negativa de ellas, como si fuera un ser querido. El concepto que ellos han desarrollado es el de ‘Lovemark’. Un concepto tan potente que hoy en día cada nueva marca que sale al mercado trata de aplicar ciertas técnicas que coloquen los cimientos correctamente para un futuro potencial ‘Lovemark’.

El poder llegar a ser una marca de ese calibre no es algo sencillo, toma mucho tiempo, más aún en un mercado global y versátil. El fin de este artículo no es tratar de explicar con detenimiento de lo que se trata una ‘Lovemark’ pues hay un artículo dedicado enteramente dedicado a este tema. El fin de este artículo es poder hacer el vínculo perfecto entre los acontecimientos de la vida y los negocios, así como reflexionar por un momento si todo el gran esfuerzo del trabajo al final vale la pena si no hubo un disfrute de los frutos del mismo. Las ‘Lovemarks’ son parte de nuestro día a día y lo seguirán siendo, a si no lo quieras; y si estás construyendo una, no te olvides de disfrutar también de sus frutos, que uno nunca sabe cuándo es que el “huracán tocará tierra”.

 

La propuesta de Adán es queLos negocios son como la vida por lo que los paralelos que se pueden hacer son incontables. Hace unos días me dieron la noticia que un familiar mío había fallecido, joven aun él, con una familia, y con dos hijos menores de edad. Siempre que suceden este tipo de eventos es bueno detenerse y poder reflexionar. Es por esta razón que traigo este artículo.