Abro los ojos por la mañana, muchas veces antes que el despertador, y lo primero que se viene a mi mente y mi cuerpo es un deseo que invade todo mi ser, el deseo de tomar fotos. Al desayunar voy pensando qué tipos de fotos pueden ser, que al final del día las pueda ver y pueda sentirme satisfecho con lo conseguido.

Una vez terminada mi rutina matutina, busco a mi compañera fiel, la veo, pienso que podría hacer con ella, caigo a la alfombra de mi sala, me levanto, salgo a caminar para ver si encuentro inspiración. Después de ver la hora en mi celular, me doy cuenta que se me pasó el día entero, que lo único que me queda es dejar en su casa a mi buen amiga Canon 60D para que descanse. Mientras voy de vuelta a la sala de mi casa para tirarme a la alfombra nada ha cambiado, un sentimiento de frustración y derrota me abordan que lo único que quiero es cerrar los ojos y dormir.

Aunque suene trágico es algo muy común cuando tienes el deseo de crear, pero a medida que va avanzando el tiempo no encuentras nada y te desmotivas por la falta de inspiración. Cuando tienes esas ganas de querer hacer algo pero no sabes qué, ni cómo, ni cuándo, ni por qué, y al final no haces nada. A eso se le llama “bloqueo creativo” y a todos nos ha pasado alguna vez, por lo que no tienes que sentirte mal por ser el único atacado por este mal. Es por eso es que quiero compartir con ustedes seis tips para evitar que este mal te domine y al menos puedas salir de él lo más rápido que se pueda.

 

 MANTENTE ACTIVO

La actividad física siempre es un motor para despejar del estrés generado por las diferentes actividades y obligaciones que hay en la vida. Salir a correr o caminar es una buena rutina, sobre todo en un mundo tan agitado. Puedes empezar con unos 10 minutos y luego pasar a una hora. Siempre depende de que tanta importancia le des. Recuerda que si no hay esa descarga, puede que tengas un constante “bloqueo creativo”.

Por otro lado, la actividad mental fresca también es importante, eso quiere decir que puedes tomar un libro y leer dentro de sus mágicas páginas. La lectura siempre estimula la mente por medio de la imaginación, así sea un libro teórico, nunca pierde su esencia.
También puedes navegar por Internet, buscando inspiración por medio de sus calles donde podrás encontrar desde artículos, como este, hasta obras de otros fotógrafos como tú, que dicho sea de paso, conoces lo que significa ese “bloqueo creativo”.

Recuerda que las fotografías deben transmitirle al espectador sensaciones, emociones y todo aquello que solo se logra si nosotros también somos participes de sentirlas.

 

INSPÍRATE

¿Es cierto que la inspiración proviene solo del corazón? La inspiración puede provenir de muchísimos lados, en ocasiones de los menos esperados, soy fan de buscar y ver imágenes en toneladas en las redes sociales de cosas que me gustan, así es como encuentro mi inspiración algunas veces, también viendo y leyendo revistas, paseando un rato por la calle, teniendo conversaciones interesantes, yendo a lugares donde no había estado antes o donde ya estuve y me traen buenos recuerdos o simplemente una buena conexión, viendo películas, probando diferentes tipos de comida (me encanta la venezolana y la peruana), cambiando mi rutina, y bueno, escuchando música ya que para mí es una fuente grandísima de inspiración pues me llena de vida y complementa perfectamente todo lo que me gusta hacer, en especial las fotografías.

Al final vemos que no podremos saber con exactitud qué, quién, o cómo pueda inspirarnos. Por esa razón, abramos nuestra mente y recibamos todo lo que creativamente nos pueda ayudar. No te quedes esperándola. ¡Búscala!

 

RODÉATE DE LA GENTE CORRECTA

Como Don Gato y su pandilla, estar con las personas correctas siempre es un motor generador que avanza en dirección opuesta al bloqueo creativo. Aquellas personas podrán estimularnos en medio de conversaciones, debates y risas, de modo que nuestras neuronas van produciendo energía para encender los focos de las nuevas ideas.

Siempre trata de rodearte de gente que aporte algo constructivo a tu proceso creativo. La colaboración puede ser una gran ayuda. Se puede pensar en nuevas formas y nuevos nichos de mercado, y ¿por qué no? trabajar en conjunto con otros artistas.

No temas a la crítica y mucho menos a la desaprobación de tu trabajo, esto, por lo contrario, debe ser como la espinaca de Popeye, darnos fuerza para no darnos por vencidos, seguir intentando y mejorar. Recuerda que las personas que quieren ver tu éxito profesional y artístico siempre te van a dar aliento, críticas constructivas, llamadas de atención, correcciones y la motivación necesaria para hacer que las todo vaya tomando forma y funcione de la mejor manera.

 

HAZ ALGO FUERA DE LO COMÚN

Salir de la rutina, como ya he mencionado un par de veces antes, puede ser la clave para que en nuestro interior se produzca el clic que genere creatividad. Nuevamente, ir a lugares nuevos, hacer cosas que te dan miedo, conocer nueva gente, escuchar música diferente, no negar invitaciones para salir; son muchas pequeñas cosas que pueden hacer que nuestra imaginación comience a trabajar. Por supuesto, en medio de todo no olvides cargar tu cámara, porque no sabes si dentro de esos momentos podrás encontrar la toma perfecta.

 

CREA UN PROYECTO FOTOGRÁFICO

Esta es una manera muy interesante de poder forzarnos a hallar un lado distinto de nuestra pasión por la fotografía. Se pueden hacer proyectos que duren días, semanas, meses, años o tan solo horas. El punto está en hacerlo. Aplicando los tips anteriores puedes aventurarte a escoger un tema súper “random” (aleatorio) y así tal vez podría ser algo muy espontáneo o muy profesional. Nuevamente, el punto es hacerlo, no lo abandones a la mitad o lo dejes inconcluso, no hay reglas fijas.

Una de las principales ventajas de los proyectos fotográficos es la práctica constante y la mejora de nuestra técnica en un corto tiempo, comprobado.

 

DATE UN DESCANSO

Esta es la parte más difícil para todos. Con esto, al ser muchos de nosotros independientes, se nos viene a la mente frases como “¿Quién pagará mis deudas?” “¡El que no trabaja que no coma!” “No puedo hacerlo hay muchas responsabilidades”. La verdad que me ha pasado, pero entendí en un punto en mi vida que si seguía exigiéndome sin descansar iba a terminar conmigo mismo y no iba a valer la pena tanto esfuerzo si el resultado sería trágico para mi salud o mi vida. Por lo tanto, un buen descanso a nadie le cae mal, un “PARE” aunque sea por un día.

He conocido personas que deciden no tomar fotos por largos periodos de tiempo, ya que el cansancio y el sobre-trabajo afectó su capacidad creativa. No queremos eso, ¿verdad? Permitamos que este periodo de tiempo sea relajante y enfocado en otras cosas para que luego cuando volvamos a la cancha de juego lo hagamos renovados y con una nueva actitud para seguir disfrutando de nuestra pasión y labor tomando fotos.