…y Uber también quiere ser el “Uber” de los aviones privados. (Un poco de orgullo por su marca no está mal)
Una comparación cliché, JetSmarter acaba de recaudar $105 millones de inversores de alto nivel como Jay-Z y una familia real saudita. Por lo tanto, no es que estén manteniendo un perfil bajo, exactamente.

 

¿Cómo funciona?
La aplicación de JetSmarter permite que los miembros reserven asientos individuales en aviones privados usando su servicio JetShuttle (Uber Pool) o aviones enteros (¿Uber XXXL?) Por una pequeña cuota de $15 mil el primer año.
La tarifa incluye una serie de asientos individuales “gratis”  a destinos como Nueva York, Londres, París y Dubai.

 

Suscripción jet-setting es lo ‘cool’
El aire está cada vez más lleno en el espacio de vuelo de suscripción. Los competidores como SurfAir prometen una suscripción mensual de “all you can fly”, mientras que Wheels Up ofrece “pay as you go” en base a estructuras de precio inicial.
El problema es que todas estas empresas dependen de las economías de escala de usuario para ser sostenibles, por lo que el mercado fragmentado podría ser su propia destrucción. En otras palabras, múltiples competidores tratando de ganar un nicho demográfico, podría resultar en una perdida conjunta.

 

¿Y qué de Uber, entonces? 
Al parecer también están intentando construir aviones. En concreto, los VTOL (despegues verticales y aeronaves de aterrizaje), lo que reduciría la congestión de las calles y ofrecería a los usuarios “tantas opciones como sea posible para moverse”, según Jeff Holden, jefe de productos de Uber.
(Ojo: No son los únicos)
Bueno, si nos lleva a trabajar a tiempo, no importa cómo suceda. Mientras esté más cerca de $15 que $ 15 mil.