En su apogeo, la mesa de negociación de acciones en efectivo de los Estados Unidos en el Goldman Sachs llegó a ser conformada por una gran cantidad de traders (600 para ser exactos).
Los tiempos avanzan y después de 17 años, desde ese momento, sólo quedan 2 traders. ¿Y dónde quedaron los 598 restantes? Fueron reemplazados por computadoras e ingenieros de computación.

 

En otras palabras…
Al igual que los robots están invadiendo fábricas, los traders computarizados están invadiendo Wall Street.
Al principio, estos complejos algoritmos de ‘trade’ sólo amenazaban áreas del negocio, como el comercio de acciones, donde se podían determinar los precios en el mercado de manera más fácil.
Sin embargo, hoy en día las áreas como las monedas y los futuros, los cuales no se negocian en un intercambio y sus precios constantemente son fluctuantes, también se enfrentan a la automatización.

 

Por ejemplo…
Goldman Sachs está en el proceso de automatizar el comercio de divisas y ha encontrado que una computadora puede reemplazar fácilmente a 4 traders, por lo que están reemplazando a estos 4 por 1 ingeniero de computación que se encargue del aprendizaje y el mantenimiento del sistema.
Eso es muy eficiente y podría explicar por qué un tercio del personal de Goldman son ahora ingenieros de esta rama.
Y a tener en cuenta que acaba de nombrar a su ex Jefe de Tecnología, Marty Chávez, para ser su nuevo Director Financiero o CFO (su labor empieza en abril) …

 

Este es sólo el comienzo de la automatización de Goldman
Los traders, fuera. Los traders de divisas, fuera. Y, según Chávez, los banqueros de inversión podrían ser los próximos.
Pero espera, ¿no requiere ese trabajo habilidades humanas como salesmanship y la capacidad de formar relaciones duraderas?
¡Yep! Por lo que probablemente nunca será totalmente eliminado. Pero gran parte de su trabajo es fácilmente reemplazada por computadoras, hablando de forma realista.
Por ejemplo, Goldman ya ha mapeado los 146 pasos específicos tomados por los banqueros de inversión durante cualquier Inicio de Relación Comercial (IPO por sus siglas en inglés), muchos de los cuales pueden ser fácilmente automatizados.

 

Para pensar
Cuando hablamos de automatización, tendemos a centrarnos únicamente en los trabajos poco cualificados y en cómo están en riesgo.
Sin embargo, esta historia demuestra que ciertos trabajos de alta cualificación son igualmente vulnerables, especialmente cuando – como los traders – gran parte de su día se dedican a buscar datos y tomar decisiones al respecto (una tarea que se limita a automatizar).